Salud para toda la familia: Los tensiometros

familia-unida-500x330

Hasta ahora he hablado sólo de la salud de nuestros niños, pero en el post de hoy voy a hablar de todas las cosas que podemos aprovechar para el cuidado de la salud tanto de los peques como de nosotros los padres.

En primer lugar hablaré de todos los productos de salud que pueden ser beneficiosos para ambos.

En primer lugar pensando en la salud dental creo que es muy útil para toda la familia tener un irrigador dental con tantos cepillos como miembros de la familia. Está demostrado que su uso disminuye la aparición de caries y contribuye a una mejor salud de las encías evitando la periodontitis. Si lo tenemos en casa y nos acostumbramos a usarlo juntos conseguiremos un rato divertido y conseguiremos inculcar a los niños la importancia de una buena salud bucal.   

Otro aparato que puede ser útil a varias personas en la casa es un tensiómetro. Probablemente os sorprenda que incluya aquí este aparato, pero la tensión arterial es uno de los parámetros que se controlan en cualquier revisión médica ya sea de los niños, durante el embarazo o en las revisiones de la empresa, y su control es importante para evitar las enfermedades cardiovasculares. Por ello la idea de tener un tensiómetro digital en casa puede ser útil y evitarnos algún paseo innecesario al centro de salud. Eso sí, si vais a comprar uno os recomiendo que consulteis alguna página especializada para aseguraros de que el tensiómetro sirve a todos los miembros de la casa. Aquí os incluyo un enlace que os ayudará en la adquisición de vuestros tensiometros.

En tercer lugar yo incluiría un humidificador, sobre todo si vivís en un sitio seco. Un humidificador ayudará a nuestros niños cuando estén acatarrados a expulsar todas sus secreciones  y a nosotros nos ayudará si sufrimos problemas como ojo seco ( sobre todo si usáis mucho el ordenador), rinitis, asma o alergias. También en este caso la variedad de aparatos del mercado es enorme así que también aquí os recomendaría recurrir a páginas especializadas.

Por último incluiría en el grupo cualquier aparato de gimnasia (bici estática, cinta de caminar, aparato de remo o incluso una elíptica aunque esta última es difícil de utilizar por los niños si son muy pequeños) que podamos utilizar ambos de manera que los niños vayan aprendiendo la importancia del ejercicio para mantener una buena salud y se diviertan con nosotros mientras nos ven, los vemos o todos juntos sudamos en el salón de casa.

Además de productos para la salud que podemos comprar, un factor importantísimo de cara a una vida saludable es una alimentación saludable que incluye no sólo las comidas sino el proceso de comprar y preparar los alimentos. Os recomiendo que desde muy pequeños os acostumbréis a cocinar con vuestros hijos si queréis conseguir que aprendan a comer de todo y además queréis pasar momentos estupendos. La cocina además fomenta la creatividad de los niños mucho más de lo que os imaginais.

¿Vacuno a mi hijo contra la meningitis?

cuidados_de_una_vacuna

En otros post he hablado de temas en los que la información está muy contrastada y todo lo que os he contado es lo que recomiendan de manera casi unánime los profesionales, sin embargo hoy me voy a meter en un tema engorroso en el que hay polémica y en el que no hay una opinión unánime ni siquiera entre los pediatras. ¿Hay que vacunar a los niños contra la meninigitis B?

Lo primero que quiero dejar claro es que para mí las vacunas son uno de los mejores inventos de la humanidad y que mi hijo tiene todas las vacunas que le corresponden por edad según el calendario vacunal de mi comunidad. Digo esto para que no dejéis de leer cuando os diga alguno de los argumentos que tiene la gente en contra de la vacunación contra la meningitis B pensando en que soy una antivacunas ni nada por el estilo. Simplemente creo que el hecho (para mí probadísimo) de que tengamos vacunas muy buenas que han conseguido erradicar completamente una enfermedad como la viruela y dejar en excepcionales otras como el sarampión, no significa que todas las vacunas que se saquen sean buenas. Toda nueva vacuna deberá probar su eficacia y su ausencia de complicaciones antes de administrarse de forma masiva.

Dicho esto os cuento cosas sobre la meningitis B y su vacuna.

La meningitis está producida por el microorganismos Neisseria meningitidis de los que hay varios tipos. El tipo que produce la meningitis B es el serotipo B. La meningitis es una enfermedad muy infrecuente ( en 2015 hubo en toda España 125 casos) y su tasa de mortalidad es de aproximadamente un 10% ( es decir, uno de cada 10 niños que la padecen acaban falleciendo). Además otro 30% aproximadamente sufer secuelas como sordera, retraso mental o convulsiones.

Hasta hace poco tiempo no existía una vacuna contra el tipo B de la meningitis ( sí para la A y la C que está incluida en el calendario vacunal. Recientemente apareció la vacuna denominada comercialmente Bexsero

Puesto que la posibilidad de complicaciones es alta, parece que todos deberíamos estar de acuerdo en la utilidad de vacunar a nuestro niños y sin embargo esto no es así ¿ Por qué?

La polémica viene por las dudas que algunas sociedades científicas como SESPAS expresan acerca de su eficacia. Para ellos la vacuna sí ha demostrado ser segura ( no ha tenido problemas de efectos secundarios importantes) pero no ha demostrado todavía su eficacia. El problema es que al ser una enfermedad tan infrecuente es difícil medir su eficacia con datos directos ( es decir, demostrar que su uso disminuye el número de personas que padecen la meningitis) y lo que se ha hecho es medirla con métodos indirectos ( ver el porcentaje de pacientes que crean anticuerpos contra el microbio). Aunque parece que una cosa debería ser igual a la otra, no siempre es así. También falta por conocer, según sus declaraciones, cuánto tiempo dura la inmunidad producida por la vacuna ya que al parecer el porcentaje de personas que mantiene anticuerpos a los 6 meses podría estar por debajo del 50% según algunos estudios.

Según esta sociedad lo ideal sería mantener la vacuna restringida para su uso intrahospitalario para casos de riesgo hasta que demuestre totalmente su eficacia a largo plazo. Aquí tenéis un enlace sobre la polémica alrededor de la vacuna.

Y a efectos prácticos os preguntaréis ¿ Qué hago yo con mi hijo? Pues evidentemente cada uno hará lo que quiera, pero yo me quedaría con los siguientes puntos para tomar la decisión

  • La meningitis es una enfermedad muy infrecuente

  • La vacuna ha demostrado ser segura ( no produce efcetos secundarios)

  • Todavía no ha demostrado ser eficaz, podría ser que nuestro hijo estuviese vacunado y al cabo de unos meses o años padeciese la enfermedad.

  • Es una vacuna cara ( alrededor de 100 € por dosis, se utilizan dos dosis por cada niño)

  • A día de hoy sigue habiendo problemas de desabastecimiento por lo que puede ser que tengamos problemas para encontrarla con lo que nos generará algo de angustia hasta que consigamos obtenerla .

He intentado aportar información para tomar una decisión razonada porque como ya os dije no hay una opinión unánime al respecto. ¿ Tú ya has decidido qué vas a hacer?

Problemas oculares

daltonismo-p

Hoy voy a escribir sobre las revisiones oftalmológicas para nuestros hijos y lo haré por edades:
En bebés y niños pequeños ( hasta 1-2 años):
Es necesario acudir al oftalmólogo cuando tiene conjuntivitis de repetición con legañas y ojos pegados sobre todo si se acompañan de un lagrimeo continuo de uno o los dos ojos. En esos casos habrá que descartar que tengan una obstrucción del conducto lagrimal. Esta es una enfermedad con bastante tendencia a curarse por si sola, pero en algunos casos requiere de una intervención quirúrgica que por otra parte es sencilla.
Otro signo de alerta sería la presencia de estrabismo mantenido. En los niños menores de un año es frecuente que desvíen uno o los dos ojos y sólo deberíamos alarmarnos si es siempre el mismo ojo el que está desviado o si la desviación es muy evidente y el niño no centra los ojos en ningún momento.
Por último si vemos en sus ojos un brillo blanco debemos acudir urgentemente a una valoración por el oftalmólogo. Aunque lo habitual es que no suponga ningún problema, podría tratarse de una catarata congénita o en el peor de los casos de un retinoblastoma, un tumor maligno que afecta a los ojos.

Niños hasta 6 años:

En estos niños si observamos que el niño tuerce los ojos aunque sea poco debemos llevarlo al oculista ya que en esas edades cualquier desviación debe tratarse sobre todo para evitar la aparición de un ojo vago.
Por la misma razón ( el ojo vago) se les realiza en la revisión de los 4 años una medición de la agudeza visual y si está por debajo de lo normal debe acudir a valorarse. Por cierto, ¿ sabeis lo que es el ojo vago? Resulta que los nervios que llevan la información desde el ojo al cerebro no están desarrollados cuando nacemos ( de hecho los bebés recién nacidos ven muy poco, prácticamente sólo bultos y movimientos) y tienen que ir madurando a lo largo de los primeros 6-7 años de vida. Esta maduración se realiza a base de ver durante todo el día. Cuando alguna razón impide que el ojo vea bien ( lo más frecuente son el estrabismo o la necesidad de llevar gafas) el desarrollo del nervio no se realiza correctamente y si se pasa de los 6-7 años sin haberlo hecho entonces ya no tendrá remedio por mucho que hagamos. Por eso es tan importante esa revisión que se les hace a los 4 años en el pediatra.
Mayores de 6 años:
Aunque habitualmente los niños de estas edades ya se quejan si su visión no es buena, es recomendable la medida de la agudeza visual para poder descubrir defectos de graduación que podrían producir fracaso escolar y hasta problemas de comportamiento.
Además de eso evidentemente es necesario acudir a los especialistas si se observan alteraciones ( ojos rojos, picor, orzuelos…) pero eso es algo que a cualquiera se nos ocurre si le vemos algo raro a nuestros niños y que no hace falta que os cuente aquí

Por último os comentaré sobre el daltonismo que es algo que a mí siempre me ha parecido muy curioso. Como ya sabéis es la incapacidad para distinguir algunos colores y es más frecuente de lo que nos pensamos, pero, aunque parece increíble, hay mucha gente que no se da cuenta nunca de que lo es. Aquí tienes información sobre él por si te interesa. Como curiosidad os contaré que es bastante más frecuente en los hombres.  ¿Será por eso que combinan tan mal los colores normalmente?

Percentiles de peso y talla

Percentiles de crecimiento

Tenemos aquí un tema de esos que muchas veces nos vuelven locos a los padres porque queramos o no nos obsesiona saber si está en el 80 o en el 20 y que levante la mano el que no ha estado en el parque comentando que si el mío está en el 50 de peso y el nosécuántos de altura.
Os empezaré contando de manera muy básica lo que son los percentiles ( a lo mejor a algunos os parece muy simple porque ya lo sabéis. Si es así saltaros este párrafo y asunto arreglado). Para hacer los percentiles se coge periódicamente un grupo de niños lo suficientemente grande como para que sean representativos de toda la población y se les pesa y se les mide a todos y con eso se hace una estadística de los valores de peso y talla en diferentes edades. Cuando luego nos dicen que nuestro hijo está en el percentil 25 significa que de cada 100 niños 75 son más altos ( o pesan más) que el nuestro y otrs 25 son más bajos ( o más ligeros ) que el nuestro. Evidentemente eso es una muestra estadística y por eso hay niños que están más allá del percentil 100 porque miden más que el niño más grande que se midió para realizar estas tablas.
Como veis los percentiles no nos dicen nada que no veamos nosotros mientras nuestro hijo juega con niños de sus edad ( que es el más bajo, o que está en la media comparado con los demás…) así que no deberíamos sorprendernos del percentil que nos diga el pediatra cuando lo llevemos a su consulta. Lo sorprendente sería que si nuestro hijo es el más bajo de la clase nos dijesen que está en un percentil 90. De la misma manera si nuestro hijo es alto y delgadito seguramente esté en un percentil alto de talla pero normal o bajo de peso.
Así que en realidad ¿ por qué son importantes los percentiles?  Porque detectan cambios de tendencia. Como en tantas otras cosas los niños crecen y engordan de manera bastante similar unos a otros y lo habitual es que el niño que ( sin tener enfermedades) está en un rango de percentiles ( por ejemplo entre 25 y 50) vaya a permanecer ahí a lo largo del crecimiento. Sólo si se empieza a alejar de ese rango y lo hace de manera llamativa habrá que empezar a sospechar que pueda haber algún problema, pero claro, tiene que ser de manera mantenida, no os penseis que si vuestro hijo está habitualmente en el 50 de peso y de repente en una medida se baja al 30 ya hay que alarmarse y empezar a hacer análisis y pruebas a lo loco. Habrá que comprobar si remonta o no, si ha podido pasar una de esas terribles gastroenteritis que nos traen a veces de la guarde…

Como resumen os diré:
1) Está bien mirarlos
2) No deberíamos sorprendernos del dato que nos den a no ser que criemos a nuestro hijo sin contacto con ningún otro y no sepamos de qué tamaño son más o menos sus coetáneos
3) Si el pediatra no se alarma no os alarmeis vosotros.
Aquí os dejo un enlace para que podáis calcular los percentiles de vuestros hijos cómodamente.
Os espero en el próximo post sobre la salud de nuestros hijos